lunes, 9 de agosto de 2010

Los pacientes con fibromialgia están locos?

Gracias al blog La fibromialgia no es final de la vida por todas estas informaciones.

Como la fibromialgia es una enfermedad difícil de demostrar, muchas veces nuestros seres queridos secretamente pueden considerarnos hipocondriacos o perezosos, y nos dicen “que todo está en nuestra cabeza”, o peor aún que necesitamos hacer ejercicio, perder peso o tomar antidepresivos.

Los médicos pueden ser aún peor. Si creen que la fibromialgia es real - y algunos no lo creen en lo absoluto - su primer impulso es enmascarar los síntomas, prescribiendo medicamentos. Los pacientes a menudo se la pasan en un tiovivo médico, viendo doctor tras doctor tras doctor, y terminan más confusos y desorientados que antes, hasta llegar a pensar, “tal vez si estoy loco, después de todo.”

Sin embargo, cualquiera que haya pasado días sin poder dormir bien, o no dormir en lo absoluto, sufra de dolores crónicos, no tenga nada de energía ni fuerzas para realizar las actividades que siempre le gustaron, y para colmo de males, se la pasa yendo de un médico al otro, solo para sentirse peor con el pasar del tiempo, definitivamente también se sentiría como loco.

Las medicinas tradicionales para fibromialgia que incluyen medicamentos para el dolor, antidepresivos (como Cymbalta), anticonvulsivos (como Lyrica), relajantes musculares, tranquilizantes, etc., pueden proporcionar alivio a corto plazo, pero sus resultados con frecuencia son pasajeros y sus efectos secundarios pueden crear más síntomas. Es bastante habitual que pacientes con fibromialgia, estén tomando doce o más medicinas, muchas de las cuales contribuyen a la ansiedad, 'fibro neblina', depresión y fatiga general.

Nuestros cuerpos cuentan con ciertos químicos para hacerle frente al estrés, como vitaminas, minerales, hormonas, neurotransmisores, etc. (entre algunos, serotonina, dopamina, norepinefrina, cortisol) que nos permiten manejar momento a momento, el estrés del día a día. Sin embargo, mientras mas estrés tenemos, mas uso hacemos de estos químicos; la falta de sueño, el estrés crónico, deficiencias nutricionales, el uso de medicamentos, y otros factores estresantes nos pasan su factura, desgastando nuestras reservas anti-estrés, y el cuerpo empieza a sentirse abrumado y terminamos teniendo mala salud y mala calidad de vida.

Teniendo todo esto en mente, podemos concluir que definitivamente no estamos locos, sino que estamos envueltos en un terrible círculo vicioso, del cual tenemos que salir cuanto antes, para restaurar el bienestar general. Realmente somos guerreros, porque como dice el dicho “No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista”. Pues nuestros malestares no durarán 100 años, pero duran muchos años, y durante este tiempo, solo nosotros somos responsables de mantener nuestra cordura intacta, lo cual es prácticamente una hazaña.

supPara sentirnos bien de nuevo y tratar de revertir los síntomas de la fibromialgia, entre otras cosas, debemos modificar o mejorar nuestra alimentación a fin de recibir los nutrientes que ayudan a restablecer los químicos del cerebro, que a su vez regulan el dolor, el sueño, la energía, los estados de ánimo, la digestión y la claridad mental.

La alimentación correcta es fundamental para la fibromialgia. Aquí dejo dos artículos de nuestro blog con referencia a la alimentación:


Fibromialgia y Alimentación

Hace 24 siglos, Hipócrates dijo ”Que tu alimento sea tu primer medicamento.” A lo largo del tiempo, esta ha sido demostrado ampliamente.

Cualquier persona que se preocupe por su salud debe cuidar lo que come. Muchas veces caemos en malos hábitos alimentarios que afectan negativamente cómo nos sentimos. Comer demasiado, hacerlo muy rápido, comer poco o comer alimentos inadecuados tiene mucha influencia en nuestro estado de salud.

Las personas enfermas de Fibromialgia pueden descuidar su alimentación. El tener que lidiar con el dolor todo el tiempo, el insomnio, el cansancio y la depresión, pueden producir tanto pérdida de apetito como lo contrario, haciendo difícil el cuidarse. Por eso, me gustaría recordar que es lo que se considera una alimentación adecuada.

Que debemos comer?

CEREALES Y LEGUMBRES: Arroz, maíz, pan, pastas alimenticias, etc. Son la fuente más importante de carbohidratos complejos (almidones), fibras y proteínas de origen vegetal; proporcionan energía fácilmente. Se recomiendan de 3 a 6 raciones por día.

Consejo: se debe preferir una ración mayor de papas, arroz o pastas en lugar de alimentos grasosos; procurando no freír ni untar con mantequilla o acompañar con salsas cremosas los alimentos de este grupo, ya que se añadiría una cantidad de grasas innecesarias.

legumbres

VERDURAS Y HORTALIZAS: Son fuente importante de vitaminas, sales minerales y fibras. Deberían tomarse entre 2 y 3 raciones al día.

Consejo: Siempre que se pueda, deben acompañar las carnes o pescados y no se deben freír en exceso, ya que absorben mucha grasa.

FRUTAS: Contienen gran cantidad de vitaminas, minerales, fibras y azúcares. Se recomiendan de 2 a 3 raciones diarias.

Consejo: Si comiéndolas como postre, producen molestias digestivas, entonces se pueden usar como primer plato o como snack entre comidas, evitando las que estén verdes y también las muy maduras.banana

LÁCTEOS: Leche, queso, yogures, etc. (no se incluyen la mantequilla y la nata). Son ricos en calcio, magnesio y proteínas de buena calidad. La dosis diaria ideal es de 2 raciones al día.

Consejo: si se tiene problemas para asimilar las grasas presentes en los productos lácteos “enteros”, se pueden usar los descremados, que tienen la misma cantidad de calcio.

image

CÁRNICOS: (carnes, huevos, pescado y aves). Contienen proteínas, grasas sobretodo saturadas (excepto el pescado) y minerales como el hierro y el yodo.

Consejo: se deben consumir con moderación carne magra, desechando su grasa; se recomienda el pescado por lo menos tres o cuatro veces a la semana y, que por lo menos, una porción sea de pescado azul como el salmón o la caballa; son preferibles asados o al vapor, no fritos.

carneGRASAS Y AZÚCARES: Aceite de oliva, de girasol, de maíz, frutos secos (avellanas, almendras, nueces, maní, etc.), margarina y mantequilla, nata, chocolate, galletas, pasteles, helados y azúcar. Los aceites aportan ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, y los frutos secos fibras y proteínas de origen vegetal. Lo ideal es tomar entre 2 y 3 raciones diarias (una cucharada sopera de aceite o un puñado de frutos secos).

Consejo: se deben tomar con moderación.

RECOMENDACIONES SOBRE LOS ALIMENTOS
  • Debemos tratar de utilizar alimentos frescos, siempre que se pueda. Evitar las comidas preparadas y los platos precocinados.
  • No consumir demasiados alimentos de origen animal, porque pudieran incrementar la posibilidad de manifestar una respuesta inflamatoria.
  • Comer las verduras cocidas o hervidas. Aunque crudas tienen mayor poder nutricional, son más difíciles de digerir.
  • Consumir más pescado que carne, especialmente el pescado azul aporta los ácidos esenciales Omega-3, sumamente necesarios para mantener un buen estado de salud. El arenque, el atún, el salmón, la trucha y la caballa son las variedades más ricas en estos ácidos.
  • Comer mas carnes blancas, que son más fáciles de digerir, y evita las muy correosas o con fibras duras.
  • A la hora de elegir alimentos, se debe optar mejor por aquellos que puedan cortarse sin cuchillo.
  • Los guisos deben ser simples. A la hora de elaborarlos no se deben usar demasiados productos ni condimentos, ni formas de preparación muy complejas.
  • Beber un litro y medio de líquidos cada día (o dos litros en épocas de calor), preferentemente agua. Es más recomendable hacerlo entre horas y beber poca cantidad durante las comidas. Aunque el agua no tiene calorías y por lo tanto no engorda, sí aumenta el volumen del estómago y puede provocar ciertas molestias. La medicación empleada para aliviar los síntomas de la Fibromialgia puede ocasionar que la boca esté reseca, por eso también es sumamente importante que cada diez o quince minutos se tomen pequeños sorbos de agua.
  • Evitar el alcohol. En todo caso, se puede tomar alguna pequeña cantidad de mosto en las comidas, que puede ayudar a incrementar el apetito.
  • Reducir el consumo de sal. En cantidades excesivas provoca edema e hinchazón, que se incluirían a las ya largas molestias típicas de la fibromialgia.
  • Limitar el consumo de comidas procesadas, ya que son muy ricas en sodio. Las carnes de lata, las sopas de sobre, los tomates y vegetales enlatados y las patatas chips, son otros ejemplos de productos con alto contenido en sodio.
LAS COMIDAS

Siguiendo la máxima “Desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo”, se recomienda lo siguiente para las tres comidas principales:

DESAYUNO: Evitar los desayunos rápidos y muy frugales. La primeraimage comida del día debe contener entre el 20 y el 25% de las calorías totales diarias. Se puede comenzar con un vaso de zumo natural y una pequeña cantidad de cereales integrales, y continuar con un vaso de leche (con algo de café, té o cereales para disolver) acompañado de una tostada con aceite de oliva. Una ingesta que incluya los ingredientes básicos, asegurará poder hacer frente a las tareas físicas e intelectuales. Algunas personas aseguran sentir gran bienestar si desayunan varias de fruta fresca seguidas de un tazón de leche.

ALMUERZO: Una comida equilibrada debe contener platos nutritivos y bajos en grasa, pero debe incluir suficientes carbohidratos para obtener la energía necesaria (pan, pastas, arroz, legumbres, etc.). Un plato de pasta o de verduras, seguido de una pieza de carne magra, puede ser la opción. Es mejor preparar la comida en casa y evitar los platos precocinados.

CENA: Reservar las ensaladas (la lechuga ayuda a combatir el ensaladainsomnio) y el pescado para este momento del día. La cena debe ser comedida y no copiosa para asegurar el descanso nocturno. No se deben tomar alimentos grasos ni condimentados porque pueden provocar molestias en el estómago y impedir un sueño reparador.

RADICALES LIBRES Y ANTIOXIDANTES: CÓMO TE INFLUYEN

Las células de nuestro organismo están en una constante actividad en la que intervienen los llamados radicales libres y los antioxidantes. Mientras que los primeros provocan la oxidación, envejecimiento y destrucción temprana de los grupos celulares, los segundos pueden conseguir neutralizar ese nefasto efecto. Es necesario acordarse de estos últimos a la hora de escoger los alimentos que ingerimos para no provocar un mayor deterioro del estado físico.

RADICALES LIBRES

Nuestro propio cuerpo los fabrica y aunque en cantidades moderadas, tienen una función positiva en el organismo, su exceso puede acelerar la aparición de determinados cánceres o patologías.

Ese exceso viene originado, normalmente por contaminantes externos. La contaminación atmosférica, el humo del tabaco, los herbicidas, los pesticidas o ciertas grasas (como las frituras) o alimentos (como los productos ahumados y asados a la barbacoa) son algunos de esos agentes contaminadores que acaban incrementando el nivel de radicales libres de nuestro organismo.

ANTIOXIDANTES

La única manera de contrarrestar el exceso de radicales libres es recurriendo a ciertos nutrientes. Esos nutrientes, llamados antioxidantes, liberan electrones en nuestra sangre, que son captados por los radicales libres y a través de ciertas reacciones químicas, se convierten en moléculas estables. Cuanto más alto es el nivel de antioxidantes presentes en nuestro organismo, más tiempo estaremos protegidos del daño oxidativo. En personas con neuropatías (inflamación dolorosa, destrucción del nervio y de las terminaciones nerviosas) se han encontrado niveles disminuidos de antioxidantes.

Los antioxidantes que debemos ingerir son:

VITAMINA C. Está en la fruta fresca, especialmente en los cítricos, y sobre todo en las fresas, cerezas, ciruelas y zarzamoras. Los pimientos verdes, las verduras de hoja verde oscura y la col roja son también buenas fuentes de esta vitamina.

VITAMINA E. Se encuentra presente en las avellanas, las nueces, los gérmenes, las semillas y los aceites de pescado.

BETA-CAROTENO. Las zanahorias, las frutas cítricas y los vegetales de hoja verde oscura, son las principales fuentes de este importante antioxidante.

SELENIO. Si incluimos en nuestra dieta pescado, productos lácteos, frutos secos, cebolla, ajo, tomate o brócoli, tendremos el aporte necesario de este mineral. Su carencia provoca debilidad y aparentemente dolor muscular.

APORTE DE CALCIO Y MAGNESIO, BÁSICOS EN FIBROMIALGIA

Hay que intentar obtener el aporte necesario a través de los alimentos naturales, pero cuando no es posible, se recomienda la ingesta de suplementos.

CALCIO. Una baja concentración de calcio en la sangre produce espasmos musculares. La dosis diaria necesaria se garantiza tomando, como mínimo, ½ litro de leche o derivados de ésta (2 vasos de leche, dos o tres yogures o un trozo de queso y un yogur).

MAGNESIO. Ayuda a los impulsos nerviosos y es muy importante para la contracción muscular. Se ha comprobado que gran parte de las personas con Fibromialgia tienen una deficiencia de este mineral. También se sabe que su carencia produce apatía, debilidad, calambres y espasmos musculares e interrupción en el proceso de producción de energía del cuerpo. Hay que comer verduras de hoja verde, cacao, nueces, mariscos, cereales integrales, germen de trigo, legumbres o higos secos con frecuencia, para tener asegurada esa dosis.

Como debemos comer cuando tenemos Fibromialgia


Exista mucha literatura en donde se habla de lo que se debe evitar para la fibromialgia y SFC. Pero lo cierto es que no hay suficiente investigación al respecto que soporte con certeza estas recomendaciones. No hay nada escrito en piedra y el impacto de la alimentación es diferente en cada persona con FM. Pero ciertamente, una alimentación inadecuada, llena de grasas y azúcares por ejemplo, no es buena para ningún organismo, ni siquiera uno sano, y tiene efectos negativos sobre el nivel de energía, el sueño y el cuerpo en general.

blog 904x200x

Muchas personas con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica encuentran que ciertos alimentos los hacen sentirse peor. Esto no significa que en todos los casos debemos evitar estos alimentos como si fueran veneno. Los expertos creen que debido a la sensibilización del sistema nervioso central relacionado con la FM y SFC, se pueden desarrollar sensibilidad a ciertos alimentos que pueden agravar los síntomas.

La mejor forma para determinar cuales alimentos pueden afectar su malestar, es utilizando el método ensayo y error, eliminando aquellos alimentos que en términos generales recomiendan evitar, y luego re-introduciéndolos uno a la vez y progresivamente para evaluar como se siente.

image Aun cuando no se tenga neblina mental, puede ser difícil recordar lo que comió en un día específico, por eso recomiendo llevar un diario de alimentación, para comparar el efecto que la dieta tiene sobre nuestros síntomas; aquí debemos registrar lo que comemos y también como nos sentimos diariamente, para determinar como nos afectan los diferentes alimentos o combinaciones de alimentos. Anota si te sientes cansado, ansioso, inflamado, energizado, agitado, etc. Si has tenido un buen día, puede ser interesante hacer un seguimiento a lo que comiste uno o dos días antes, y hacer lo mismo, si te sientes como si te hubiera atropellado un tren.

image Inicialmente, limite sus comidas a una dieta lo mas natural posible, ingiriendo los siguientes tipos de alimentos (recuerde que esto es temporal):

  • Hortalizas (a excepción del maíz, los guisantes o habas)
  • Frutas (excepto cítricos)
  • Carnes, pescado y aves (excepto tocino, chorizo, salchichas o jamonilla)
  • Arroz
  • Agua destilada o embotellada
  • Infusiones

Aunque es poco probable, hay quienes se puedan sentir peor cuando se cambia a esta dieta, probablemente porque están introduciendo nuevos alimentos. Si esto le sucede a usted, trate de eliminar todo lo nuevo que está introduciendo, para ver si eso ayuda.

Una vez que elimine los alimentos de su dieta debe esperar por lo menos cinco días para ver si nota cambios en sus síntomas, que puedan durar un par de días, entonces estará listo para comenzar a añadir los alimentos a dieta, pero uno a la vez, esperando nuevamente cinco días para ver si nota alguna molestia o empeoramiento de algún síntoma.

Alimentos que se deben eliminar temporalmente

  • Productos lácteos
  • Cafeína en cualquier forma
  • Alcohol
  • Soda
  • Chocolate
  • Azúcar y aspartame (NutraSweet)
  • Trigo, avena, cebada y cualquier cosa que contenga gluten
  • Huevos
  • Tocino, salchichas, perros calientes y carnes frías
  • Cacahuetes (maní)
  • Guisantes, habas y maíz
  • Cítricos
  • Todos los alimentos elaborados, procesados, enlatados y con alto contenido de preservativos o químicos conservantes.
  • Cualquier cosa que contenga glutamato monosódico
  • Alimentos con colorantes, colorantes vegetales y tintes
  • Cualquier alimento que actualmente esté consumiendo más de dos veces por semana

Esto es sólo temporal! No se desespere. Tenga paciencia para poder evaluar los resultados y tenga presente que algunas personas con FM y SFC experimentan una disminución significativa del dolor y la fatiga, cuando se eliminan ciertos alimentos.

Una vez que termina su período de 5-10 días de eliminación, es el momento para empezar a añadir los alimentos de vuelta, re-introduciendo una categoría a la vez. Trate de comer una gran cantidad de los alimentos re-introducidos (unas 3 porciones al día). Espere unos 2 ó 3 días antes de añadir un nuevo alimento. Dependiendo de los alimentos, su cuerpo y su grado de sensibilidad, usted podría notar un aumento en los síntomas en cuestión de minutos, horas, o posiblemente al día siguiente.

Si no nota ningún cambio, continúe añadiendo la siguiente categoría de alimentos. Hay que prestar atención, ya que al estar añadiendo los alimentos de uno en uno, los cambios pueden ser sutiles, por lo que debe anotar todo en el diario para descubrir las sensibilidades que pueda tener a determinado alimento. Si nota un cambio, espere unos días hasta que se le pase el aumento de los síntomas y su cuerpo se recupere, antes de re-introducir otro alimento.

Algunas sensibilidades a los alimentos son más fáciles de tratar que otras. Si tiene sensibilidad a varios alimentos de la misma categoría, convendría ver a un nutricionista para saber la amplia gama de alimentos que usted necesitará evitar y aprender sobre las alternativas.

Si no descubre ninguna sensibilidad, es posible que aún desee mantener los saludables hábitos alimenticios que adoptó para esta prueba de sensibilidad, porque probablemente en términos generales le aporta mayor nivel de energía y sensación de bienestar generalizado, y eso siempre es positivo.

alfajores-choco-dulce2 Como experiencia personal, les puedo comentar que yo siempre he sido una adicta al dulce, me encantan los chocolates, galletas, helados y postres en general, y sobre todo, me encanta la repostería y hago postres y galletas muy ricas, así que para mi es difícil lidiar con esto. Puedo pasar días sin ingerir nada dulce, y de repente siento la terrible necesidad de algo dulce, y a veces me excedo, y naturalmente en los siguientes días tengo una crisis de dolor muscular increíble (pero estoy absolutamente consciente de donde vino esto).

pico de gallo Por otro lado, a mi me gusta mucho cocinar y utilizo muchas especies, así como ajo, cebollas, chalotes, tomates y muchos condimentos que están en muchas de las listas de los “contraindicados”, y no puedo decir que me afecten de ninguna forma negativa. Sin embargo, cuando ingiero alimentos fritos o muy grasosos, si tengo crisis de dolor.

Sin embargo, yo no he renunciado a mi cafecito de la mañana, ni a mi copita de vino ocasional, consumo productos lácteos como un ternero (leche descremada, quesos light y bajos en grasa, yogurt) y también huevos, y me enloquecen los cítricos (limones, naranjas, piña, etc. en frutas o jugos).

Creo que en lugar de pensar que debemos privarnos de todo (sobre todo de aquellas cositas que nos proporcionan placer), podemos tratar de buscar un balance, conociendo aquello que con certeza nos afecta individuamente de forma negativa, aquello que nos afecta moderadamente y lo que podemos disfrutar con total gusto, y no permitir que nuestra alimentación se convierta en un problema mas que nos cauce tribulación, porque si ustedes son como yo, la comida nos hace felices, solo debemos encontrar la fórmula perfecta que nos funcione a cada uno.

imagePor sentido común, hay alimentos que a mi juicio, deberíamos eliminar de nuestra dieta o por lo menos reducir al mínimo su consumo, porque definitivamente son fuente de un sinnúmero de otros problemas de salud, como: alcohol, azúcar, sodas, tocino, alimentos procesados, enlatados y con preservativos, alimentos con alto contenido de grasas saturadas, chocolate que no sea dark con al menos el 70% de cacao puro en polvo, alimentos con glutamato monosódico, entre otros. En mi artículo Fibromialgia y Alimentación hay algo mas de información sobre este tema.

Mi conclusión es que debemos evaluar todas las recomendaciones y probarlas, para poder determinar que puede afectarnos positiva y negativamente de forma particular, y así encontrar la combinación que mejor nos convenga a cada uno de nosotros.

Fuente: http://fibromialgico.blogspot.com/2010/07/los-pacientes-con-fibromialgia-estan.html

5 comentarios:

  1. Todos deberimos cuidar nuestro cuerpo por que es un tesoro y a veces le echamos demasiadas cargas, yo normalmente como sano pero hay una cosa que me ayuda y me da fuerzas cuando me canso el cacao, no se por que me ocurre pero me sienta muy bien, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tras unos dias donde la mitad del Equipo ha estado ausente, volvemos a la carga.
    Interesante tema el de la alimentación desde todos los puntos de vista, para enfermos, para problemas con desordenes alimenticios, para obsesionados con el peso...
    Un beso.
    Marpin y La Rana,

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!!!!!!!
    Creo que encontré en este blog mi dolencia. Si comento con alguien lo que siento, me dicen que soy hipocondríaca.
    Soy consciente que estoy transitando por un estadío traumático, luchando con un cáncer de mama.Pero los síntomas hace años que los padezco.
    Proyecto cosas que jamás llevo a cabo. Los dolores corporales, no me dejan vivir en paz.
    Gracias por la información y explicación de la fibromialgia, no para convencer a los demásn sino, para estar tranquilo uno mismo.
    Un abrazo.
    Aurelia

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida, Aurelia a esta tu casa. Aquí puedes desahogarte y expresar todo lo que sientas. Siempre te escucharé porque estamos para ayudarnos en lo que podamos.

    Siento que estés pasado por tan duros momentos y espero que pronto solo sea un mal sueño.

    Mucho ánimo y aquí tienes una amiga en la que puedes apoyarte cuando lo necesites aún en la distancia.

    Un abrazo muy fuerte y hasta cuando quieras.

    ResponderEliminar
  5. A Corazón y Marpin y La Rana, es cierto que la alimentación es un pilar importante en nuestra vida que amenudo ignoramos o descuidamos sabiéndolo. Es el motor, la gasolina que nos hace seguir avanzado y debemos aprender a comer y más, si padecemos alguna enfermedad.

    Me alegro que os haya gustado esta entrada. Seguiré, en la medida de mis posibilidades, aportando todo lo que pueda.

    Besotes, de corazón.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...