jueves, 20 de mayo de 2010

Gracias a Alicia Ruiz (Facebook) y su lucha contra el Alzheimer

ERA UNA VEZ un gran violinista llamado PAGANINI
Algunos decían que él era muy extraño
Otros, que era sobrenatural
Las notas mágicas que salían de su violín tenían un sonido diferente, por eso nadie quería perder la oportunidad de ver su espectáculo.
Una cierta noche, el palco de un auditorio repleto de admiradores estaba preparado para recibirlo. La orquestra entró y fue aplaudida. El director fue ovacionado.
Mas cuando la figura de Paganini surgió, triunfante, el público deliró.
Paganini coloca su violín en el hombro y lo que se escucha es indescriptible.
Breves y semibreves, fusas y semifusas, corcheas y semicorcheas parecen tener alas y volar con el toque de sus dedos encantados.
De repente, un sonido extraño interrumpe el solaz de la platea.
Una de las cuerdas del violín de Paganini se rompió.
El director paró, la orquesta paró, el público paró. Pero Paganini no paró.
Mirando su partitura, continúa arrancando sonidos deliciosos de un violín con problemas.
El director y la orquesta, exaltados, vuelven a tocar.
Antes de que el público se serenara, otro sonido perturbador derrumba la atención de los asistentes.
Otra cuerda del violín de Paganini se rompe.
El director paró nuevamente. La orquesta paró nuevamente. Paganini no paró.
Como si nada hubiese sucedido, él olvidó las dificultades y avanzó sacando sonidos de lo imposible.
El director y la orquesta, impresionados volvieron a tocar.
Pero el público no podría imaginarlo que estaba por suceder.
Todas las personas, atónitas, exclamaron OHHH!
Una tercera cuerda del violín de Paganini se rompe.
El director se paralizó. La orquesta paró.
La respiración del público se detuvo. Pero Paganini continuó.
Como si fuese un contorsionista musical, arranca todos los sonidos de la única cuerda que sobrara de su violín destruido.
Ninguna nota musical fue olvidada. El director se anima. La orquesta se motiva.
El público parte del silencio para la euforia, de la inercia para el delirio.
Paganini alcanza la gloria.
Su nombre corre a través del tiempo.
No es apenas un violinista genial.
Es el símbolo del profesional que continúa adelante frente a lo imposible.
Moraleja de la historia
Yo no sé el tipo de problemas que estás teniendo.
Puede ser un problema personal, conyugal, familiar, no se lo que está afectando tu estima o tu desempeño profesional
Pero una cosa si sé: No todo está perdido.
Todavía existe una cuerda y es tocando con ella que ejercerás tu talento.
Tocando con ella es que vibrarás.
Aprende a aceptar que la vida siempre te dejará una última cuerda.
Cuando estés desanimado, nunca desistas.
Aún existirá la cuerda de la persistencia inteligente, del “intentar una vez más", del dar un paso más con un enfoque nuevo.
Despierta el Paganini que existe dentro de ti y avanza para vencer.
Victoria es el arte de continuar, donde los otros resuelven parar.
Cuando todo parece desmoronarse, bríndate una oportunidad y continúa hacia adelante.
Toca la cuerda de la motivación y arráncale sonidos de resultados positivos.
Pero antes pregúntate:
¿Quién motiva al motivador?
Esto es: ¿Quién motiva tu cerebro, que motiva tu mano, que toca tu violín?
No te frustres, no te desesperes, recuerda: aún existe la última cuerda.
La cuerda del aprender de nuevo para deslumbrar y generar soluciones.
Nunca la vida te romperá todas las cuerdas.
Si los resultados están mal, es tu oportunidad de tocar la última cuerda, la de la imaginación que reinventa el futuro con innovación continua.
Es siempre la cuerda olvidada que te dará el mayor resultado.
Pero, si por acaso, estuvieras en el fondo del pozo, esta es tu oportunidad de tocar con la mejor cuerda del universo:
Creer en tí

1 comentario:

  1. Magnífica historia.

    Intentaremos tocar nuestra vida-violin aunque nos falte una mano, nos cierren el teatro, nos multe la SGAE y se nos declaren en huelga los acomodadores y los de la orquesta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...